02-08-2012
El desarrollo del cuadro social, por Benito Blanco Prieto

1-IMPORTANCIA DEL CUADRO SOCIAL
Como cada año, el tañido de nuestra campana, ha convocado Asamblea, a los que han sido designados por los Clubes para dirigir los mismos durante el período rotario 2012-2013.


En el año actual, existen rasgos sociales y económicos que los diferencian de periodos anteriores. Estamos pasando momentos de crisis y recesión económica y cerrar los ojos a esta difícil realidad , sería tanto como proclamarse insolidarios con la sociedad que nos rodea.



Por estar abiertos a las preocupaciones de nuestros contemporaneos debemos, ahora más que nunca , con nuestro trabajo bien hecho, asumir la parte que por solidaridad con ellos nos corresponde.

En tiempos difíciles como los presentes es obligación de Rotary tratar de incrementar el número de personas que conforman su Cuadro social, por tratarse de su máximo capital.

Ahora, más que nunca no se nos puede ver desde fuera – con algo de razón y mucho mito- como gente “ rara”, a veces indiferente a las diarias preocupaciones de los necesitados, poco prácticos y simpáticos inútiles.

Hablar hoy aquí del cuadro social de los Clubes,de la captación, retención e integración de socios y de la formación de nuevos Clubes, es muy importante, sobre todo si tenemos en cuenta que somos 1.200.000 rotarios en una población mundial de 6.000 millones de habitantes, y que si bien es cierto , como dice Margaret Mead, que “ nunca debe dudarse de que un pequeño número de personas comprometidas y conscientes puede cambiar el mundo y de hecho es lo único que lo ha logrado “, ese pequeño número debe estar dimensionado adecuada y proporcionalmente, para conseguir objetivos y llevar a cabo acciones , en este caso, de solidaridad.

A la vista de lo anterior, hay que decir que tenemos ante nosotros un nuevo periodo rotario, que será uno más al modo rotario, es decir, siempre igual y siempre distinto, pero con el estigma de un empeoramiento social y económico en el mundo ,que nos obliga a tratar de incrementar, si queremos ser eficaces, el número de socios de Rotary.

Por otro lado, los recientes estudios sobre la población de Rotary indican que su curva de crecimiento no evoluciona de forma muy favorable , existiendo el peligro de que su tendencia adquiera parámetros no deseados, en los que influyen de manera decisiva el envejecimiento de sus socios y la acomodación de los clubes a no establecer dinámicas claras de extensión.

RI aconseja que los Distritos estén formados por 60 Clubes con 2500 socios y la redistritación puede correr peligro si no se alcanzas las cifras que acabo de mencionar.

Por ello es necesario crecer. Y como a fin de cuentas la historia de Rotary debe ser tarea de todos, a todos compete ensanchar este espacio de generosidad incorporando personas proclives a la conciliación, la colaboración y el entendimiento. Esas personas harán desaparecer el estrecho corsé en que gustan localizarnos y contribuirán a revitalizar la organización.

Necesitamos que la aventura vital de ser rotarios sea considerada desde fuera como un proyecto atractivo de compromiso, de trabajo y de pasión, en que todos quisieran estar incluidos. Este prestigio como Organización solo se logrará proyectándonos en la sociedad con transparencia de intención y con resultados palpables de claro beneficio añadido a dicha sociedad.

La empeñada decisión de todos los Presidentes de Rotary , de impulsar el programa de extensión, sin duda se basa en el pragmatismo de los hechos, que es la única forma de buscar la utopia de gran crecimiento sin que esta se convierta en un valor inalcanzable. Para avanzar en esa dirección no existe otro camino que el que se logra andando; a veces con pequeños pasos, convenciendo a ese amigo reticente a dar el paso decisivo o recuperando al que en un momento de ofuscación, frustración o desengaño dejo de ser rotario; otras veces, con pasos que se parecen mucho a un retroceso, viendo cómo pese a nuestros esfuerzos no logramos integrar a personas merecedoras de ello; y, algunas, con grandes pasos hacia delante, como lo que supone embarcarse en el magnífico desafío de crear un nuevo Club.

Frente a los fantasmas de quietud, calma y endogamia, que a veces surgen en nuestro horizonte, hay que oponer la ilusión de hacer partícipe a otros de lo mejor que tiene Rotary, que siempre debe permanecer en el campo deseable de ser mitad realidad, mitad anhelo.
En estos tiempos marcados por el repliegue sobre uno mismo, por una desafección hacia los problemas ajenos y por la única inquietud de los sentimientos rápidamente olvidados –en frase de Jacques Delors– el servicio en Rotary puede convertirse en el mejor antídoto contra la indiferencia y un espacio excelente para la solidaridad. Nos debemos convertir en reclamos de tantas voluntades esparcidas por una sociedad cada vez más necesitada de cohesión y de aunar esfuerzos en torno a la paz y a la comprensión individual y colectiva.

2.- DONDE ESTAMOS, ADONDE NOS DIRIGIMOS Y CUALES DEBEN SER LAS CUALIDADES DE LOS ROTARIOS EN EL FUTURO

No podremos llevar a cabo una labor de extensión acorde con nuestro tiempo, si no analizamos, aunque solo sea someramente, dónde estamos, adonde nos dirigimos y cuales deben ser las cualidades de los rotarios en el futuro.

Estamos viviendo el tiempo de la aceleración: la población mundial se ha multiplicado por cuatro y la renta per cápita ha sufrido el mismo incremento. Pero hemos aprendido que todo lo que hemos logrado, libertad y progreso (donde se ha logrado), no es algo que no podamos perder, sino que, para no perderlo –en opinión del profesor Echenique–, debemos estar vigilantes y actuar como ciudadanos responsables. Buen ejemplo de ello es la crisis en la que nos encontramos y a la que ya hemos hecho referencia.

Dos datos escalofriantes: 1500 milllones de personas viven con menos de un dólar por día y 2.400.000 niños mueren cada día por enfermedades debidas al mal aprovechamiento de agua. Todo ello en un mundo que ha conseguido grandes avances tecnológicos: hoy cualquier coche de mediana calidad tiene más poder de computación que los grandes ordenadores que costaron millones de dólares del Programa Apolo y en 1985, la empresa Ford gastaba 60.000 dólares cada vez que estrellaba un coche en una pared para averiguar que ocurriría en un accidente. Ahora el choque se simula en un computador con un coste de 100 dólares.

El mundo ha cambiado a un ritmo frenético y debemos de captar rotarios que sean flexibles, capaces de pensar críticamente, con coraje intelectual y visión estratégica del futuro, en definitiva, personas que sean fuente de innovación y creatividad para ese servicio a la sociedad que propugnamos.

Lo que más necesitamos no es gente que sepa responder adecuadamente a preguntas antiguas, de claro enunciado, sino gente capaz de proponer nuevas preguntas, de aportar nuevas ideas, de romper ciertos moldes en que nos hemos instalado de la mano de los que no han sabido acomodarse al cambio vertiginoso de los tiempos. Resulta fácil ser rotario y estar preparado para responder a las exigencias tradicionales que supone pertenecer a cualquier Club, pero necesitamos estar preparados para responder a lo inesperado, porque la mayoría de lo realmente importante que nos sucederá en el futuro puede que no sea lo esperado.

3.-PROGRAMA DE CAPTACIÓN Y FORMACIÓN DE ROTARIOS.
Un programa de captación y formación de rotarios consta de 3 etapas:
a) Evaluación y selección de hombres y mujeres cualificados
b) orientación y capacitación de nuevos socios
c) educación continua para los rotarios actuales
d) Desde el primer contacto con un posible futuro socio del Club, pasando por el acto de imposición de la insignia y su posterior integración en áreas de servicio, la formación de los socios receptores resulta determinante, así como la buena disposición y calidad rotaria del que se le nombre como mentor.
El peor enemigo de un programa de extensión es que la impaciencia o el afán de notoriedad lleve a los clubes a una incorporación indiscriminada de nuevos socios, a los que no se les presta la debida atención, ni se les asigna mentor alguno y que en las sucesivas reuniones a las que asiste escuche comentarios sobre Rotary de los más decididos y voluntariosos que, a veces, carecen de una sólida formación, e interpretan la sinfonía del servicio como les place. No hará falta decir de qué manera se desvirtúa el sentido de la Organización y de qué forma se confunden la amistad con otras figuras afines, poco recomendables, y el ideal rotario con el ejercicio de actividades lúdicas, en las que los únicos beneficiarios son los propios organizadores, es decir, los rotarios.

La formación continuada es la única garantía tanto de los socios antiguos como para los que se vayan incorporando, porque la sinfonía de Rotary es única y no admite más arreglos, ni interpretaciones que aquellos que permitan mayor armonía; de lo contrario nos ocurrirá como al que acude a un concierto y sin entender lo más mínimo, ni tener sensibilidad para ello, refiriéndose a los oboes dice que están mucho tiempo sin hacer nada y que se debiera reducir su numero; que los violines al tocar las mismas notas, bastaría, si realmente se quiere más volumen de sonido, que tocara uno solo y utilizar un amplificador electrónico; que no sirve para nada la repetición de las trompas de pasajes que ya han sido tocados por las cuerdas. La falta de conocimiento e información ha privado a esta persona del placer de seguir la melodía principal a través de los violines, dentro de toda la estructura armónica y no le ha permitido disfrutar del enriquecimiento de los demás instrumentos que apoyan la misma.
No privemos a nadir del placer de servir en nuestra Organización conforme a sus principios y enseñemos a los futuros socios a sentir la profunda satisfacción de contribuir a la armonía y la paz de este mundo.

4.- CONSIDERACIONES FINALES
A.- Son muchos los que se preguntan por esta locura de enrolarse en una organización cuyos lemas obligan a salir por el mundo a enderezar entuertos; porque en eso consiste ser rotario, en ser una persona que ante cualquier problema, no se conforma con la información de su existencia, sino que, de inmediato, se pregunta ¿ podré hacer algo para resolverlo?. En su ánimo debe anidar esa predisposición de ayuda a los demás, a veces quijotesta y otras más realista, pero que ayuda siempre a mejorar su entorno directo y aquél otro lejano a que su dimensión internacional le obliga.
No valen medias tintas en estas lides y mucho menos cautelas , o se siente esa inclinación o se debe de seguir otro camino. Es una de las preguntas que un aspirante a rotario debe formularse, lo demás vendrá por añadidura.

Otra pregunta , dado que sus actuaciones tendrán lugar dentro de un Club, es si tiene capacidad de diálogo y de entendimiento con los demás.

Pero sobre todo, a la hora de tomar la decisión de incorporarse al rotarismo, necesariamente deben asaltarle muchas dudas, eso será el mejor síntoma de su madurez y la mayor garantía de que, caso de dar un paso adelante, lo hace de forma meditada y responsable. Los psicólogos consideran el altruismo como uno de los problemas teóricos centrales de la sociología, porque no se entiende como puede articularse el comportamiento en beneficio de otros, aún con perjuicio del interesado, en el contexto de la teoría de la evolución, en la que se premia al individuo más competitivo en la lucha por la vida. Sin embargo es un hecho la práctica del altruismo. Se ha intentado explicar de muchas formas, entre ellas la de considerar que en la especie humana pasa por los grados de : familiar, donde domina el componente egocéntrico; el recíproco, aquel de do ut des y por último, el altruismo social, que es el mas desinteresado. En este último cabe incluir el espíritu rotario, por ello no resulta fácil explicar su práctica, aunque los hechos demuestran como hemos dicho que hay personas que encuentran especial satisfacción en conducirse en la vida de esa forma desinteresada.

B.- Tanto los nuevos socios como los antiguos no deben olvidar nunca que el diálogo y la concordia son consustanciales a toda actividad rotaria.
En el Claustro Alto del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca, figura el siguiente texto “ La paz y la concordia hacen crecer las cosas pequeñas , la discordia disminuye las cosas grandes “

Concordia a la que debe llegarse desde el diálogo y desde la ausencia de dogmatismo, como modo de hacer valer nuestras ideas , tanto en nuestras relaciones internas ( extremo al que hay que prestar mucha atención en el actual rotarismo), como en las establecidas con otras Instituciones .
En ningún caso debemos presuponer que estamos en posesión del monopolio de la verdad y que somos los únicos que con nuestro actuar buscamos la mejora de la Humanidad.

Por eso necesitamos rotarios dialogantes y pacíficos.

C) Diversidad del cuadro social.Llegado este punto, aunque sea de forma muy breve, hemos de hacer algún comentario sobre la incorporación de la mujer a Rotary, extremo ampliamente debatido, pero que con el paso del tiempo, a mi entender, han aparecido ciertos matices necesitados de una reflexión.
Un gramático francés del siglo XVIII, un tal Nicolás Beauzée, que tenía algunas ideas curiosas sobre el presente, según parecer de Saramago, sufriría angustia de no encontrar respuesta para la irónica e inquietante pregunta ¿ donde crees tú que estás realmente cuando dices que estás en el presente ?. A esta pregunta cabría otra ¿ conoces los parámetros por los que se rige la sociedad actual ?.

Para abordar el tema de la mujer en Rotary es necesario tener clara conciencia del tiempo en que vivimos y de las leyes que rigen la humanidad; solo así podremos entender la necesidad de extendernos, dejando que, a través de los poros de Rotary, penetre un aire universal de tolerancia que no permita excluir del servicio desinteresado ninguna fuerza , como la valiosa de las mujeres y , menos aún, si los motivos que se aducen son discriminatorios.

Se puede vanalizar con la idea de una integración real y masiva de las mujeres en Rotary ; e incluso, puede resultar ocurrente algún argumento trasnochado sobre tal irrupción en el aburrido y poco sensible ámbito de actuación de algún Club, que levanta murallas defensivas ante lo que consideran una intromisión o amenaza; pero hoy resulta impensable hablar de una organización de servicio que no cuente entre sus filas con la aportación de la mujer en igualdad absoluta con el hombre.

De poco vale que el Consejo de Legislación de 1989 realizara un cambio institucional en Rotary eliminando la frase “ varones solamente “ de su texto organizativo, si la masa social rotaria no está dispuesta a ocupar la vanguardia del progreso y admitir la igualdad entre hombres y mujeres.

Para Domingo Antonio Manzanares Martínez, décadas de revolución de la mujer , arrojan un saldo lleno de aciertos, interrogantes, revisiones y descubrimientos. La mujer y su nuevo papel en la sociedad sigue siendo hoy objeto de discusión, ataque o defensa, siempre de polémica. Pero Rotary no puede proyectarse en la sociedad que le rodea si no supera de forma inteligente una distinción que solo conduce a mermar sus fuerzas.

Cuentan que Bach fue un maestro en el arte de la parodia, en retomar una composición utilizada con anterioridad y, cambiándola, emplearla en un contexto nuevo. Hoy día el servicio que tiene que prestar Rotary necesita el cambio profundo de la incorporación de la mujer, porque nos movemos en un contexto que en nada se asemeja al de hace un siglo y porque en temas de generosidad siempre han caminado las mujeres, cuando menos, al mismo paso que los hombres.

Me limitaré a proponer algunos puntos de meditación.

Basta con estudiar su composición para caer en la cuenta de que estamos muy lejos de acercarnos a la paridad en la composición de los Clubes rotarios.
¿ esta situación es un reflejo de la sociedad?

Si nos acercamos a las entradas y salidas de las Universidades , de las Instituciones o de las empresas, por poner un ejemplo, debemos reconocer que los porcentajes de incorporación de la mujer en nada se relaciona con el porcentaje de las mujeres en Rotary.

¿ Por qué en otras organizaciones humanitarias existe una mayor incorporación de la mujer que en la nuestra ?

Por último, no queda otro remedio que reconocer que prescindir de la mujer a efectos de la extensión rotaria, es un suicidio, si se me permite, en toda regla.
¿ Debemos considerar que dejando a salvo algunas conductas recalcitrantes y retrógradas, pocas por cierto, el colectivo rotario está plenamente a favor de la incorporación de la mujer?

Sería deseable que la captación de mujeres se llevara a cabo por los Clubes con el mismo interés que el de los hombres, por constituir un gran beneficio tanto para ellos como para Rotary International.

Visítanos en Facebook




Copyright © 2015 - Rotary Club Salamanca - Hotel Hospes Palacio de San Esteban *****     (Dominicos)
Arroyo de Santo de Domingo, 3 | 37008 Salamanca - Teléfono: 609.332.058 - Reunión los Martes 21 hs rotaryclubdesalamanca@gmail.com - www.rotaryclubsalamanca.org
Política de Privacidad - Contacto - Inicio - Diseño Web

Rotary Club Salamanca Facebook Rotary Club Salamanca en Flickr